Una historia de vaqueras

Las botas vaqueras también conocidas como botas texanas o tejanas, han vuelto a las pasarelas y sobre todo a las calles del mundo.

Los orígenes de este tipo de botas tan peculiar, son prácticamente desconocidos. Existe la teoría que estas fueron evolucionando hasta llegar al modelo que hoy en día conocemos. En el museo de Northampton, en Inglaterra (que posee una de las colecciones más completas de la historia del calzado), se encuentran unas botas de montar que pertenecieron a caballeros ingleses del siglo XVII, al parecer estas podrían ser los orígenes de las botas vaqueras actuales.

Este tipo de calzado fue durante muchos años reservado para un muy reducido mercado, de hecho el modelo estaba en el olvido para muchos fabricantes que preferían ir por los diseños clásicos y de vanguardia. En Estados Unidos y durante el siglo XX, las botas vaqueras eran de uso exclusivo para las personas que realizaban tareas rurales y aquellas que se identificaban con el mundo de los cowboys que se difundió y popularizó tanto en medios como el cine de aquellos días.

En la década de los ochenta volvimos a escuchar la historia de las vaqueras, después de mucho tiempo casi fuera del mercado, los productores de calzado tuvieron que darles nuevo un chance. Su producción artesanal hacía en aquella época un factor de doble filo, por un lado la producción era más costosa, pero por el otro esto lo hacía precisamente un producto más valorado y mejor vendido.

Recientemente las grandes marcas y diseñadores han vuelto a relucir las botas vaqueras en sus pasarelas. Conservando sus mismas características se han abierto el paso en las calles y en el ropero de muchas mujeres y hombres que siguen las últimas tendencias. Los nuevos aportes son los diversos tipos de tacones y materiales; el cuero vacuno sigue siendo lo más común pero para aquellos que buscan exclusividad, la serpiente y el cocodrilo son también una opción. Como novedad encontramos las tejanas en tejidos fuertes como el denim.

Lo cierto es que hoy en día llevar vaqueras es estar a la moda… con unos buenos jeans o un mini-vestido floreado, con leggings y shorts, son una alternativa tentadora.

0 comentarios… add one

Deja un comentario